Activa la escucha

Chicos y chicas piden ser escuchados y tenidos en cuenta en los problemas que les afectan o les puedan afectar.
Así nos lo contaron en el proyecto Érase una Voz II y así lo recoge la Convención sobre los Derechos del Niño:

Artículo 12. 1. «Los Estados parte garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio, el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño»

La escucha

Con una escucha
verdaderamente activa:

Hablar de escucha y participación implica poner el valor de la persona en primer plano. La escucha es, sobre todo, un potente instrumento de desarrollo personal. Sentirse escuchado es sentir interés por lo que somos, pensamos, hacemos o decimos; es sentirse parte del grupo y desarrollar un sentido de pertenencia.

  • Se potencia la autoestima

  • Se estimula el lenguaje

  • Se favorece la comunicación bidireccional

  • Se adquiere información relevante

  • Se amplía el conocimiento y las referencias culturales

  • Se estimula el pensamiento crítico, cuidadoso y creativo

  • Se cultiva la amistad y las buenas relaciones personales

  • Se favorece el camino hacia la igualdad y reparto de poder

  • Se contribuye a crear un ambiente de paz

  • Se toman mejores decisiones individuales y grupales

  • Se facilita una convivencia democrática

  • Se favorece el CUMPLIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LA INFANCIA

Y tú, ¿escuchas?

Si quieres unirte a la campaña Activa la Escucha el próximo curso escolar contacta con nosotros 

CONTACTAR

ACTIVA LA ESCUCHA

Contacta con nosotros

ACTIVA LA ESCUCHA

Envíanos un correo

    Correo electrónico (requerido)

    Asunto

    Mensaje